Aceite de Ricino

aceite de ricino

¿Qué es el Aceite de Ricino?

El aceite de ricino es un triglicérido, al igual que todos los aceites y grasas vegetales (esqueleto de glicerina unido a tres ácidos grasos mediante enlaces éster). El aceite de ricino se caracteriza por una elevadísima proporción de ácido ricinoleico (80-95%), un ácido graso insaturado de cadena de 18 carbonos, con la particular característica de contener un grupo hidroxilo (-OH) en su carbono 12. Otros ácidos grasos presentes en menores cantidades son: ácido palmítico (1-3%), ácido esteárico (1-3%), ácido oleico (4-7%), ácido linoleico (5-8%) y ácido linolénico (0-2%)

Numero CAS: 8001-79-4
Numero EC: 232-293-8

  • Origen y obtención aceite de ricino
  • Propiedades y aplicaciones
  • Productos y presentaciones

Tab 1

Se obtiene por prensado y/o extracción mediante disolventes de las semillas de la planta arbustiva ricino (Ricinus communis), originaria de la cuenca mediterránea, pero de distribución mundial y extensivamente explotada a nivel global. Las semillas contienen ricina, una potente toxina vegetal que se extrae fácilmente, debido a su hidrosolubilidad.

Tab 2

El aceite de ricino es un líquido amarillo muy pálido a temperatura ambiente. Tiene un olor y sabor muy característico y desagradable.

Las múltiples utilidades que posee el aceite de ricino lo consagran como uno de los ingredientes estrella en diversidad de industrias que utilizan oleoquímicos.

El ácido ricinoleico, gracias a la particularidad de la presencia de su grupo funcional hidroxilo, posee una mayor polaridad que cualquier otro de los ácidos grasos similares, además de una obvia mayor reactividad. De la misma forma, también se trata de un ácido graso que se puede derivar con muchísima más facilidad.

Sus aplicaciones y usos son muy diversos, destacando: jabones, lubricantes, líquido para frenos, fluidos hidráulicos, pinturas, tintes, esmaltes, barnices, recubrimientos, precursores de plásticos, abrillantadores, entre muchos otros.

Otros usos incluyen: alimentación, medicina, veterinaria, aditivos, aglomerantes, plastificantes, dispersantes, emulsionantes, detergentes, suavizantes, ésteres, polímeros…

La multiplicidad de áreas donde podemos aplicar el aceite de ricino subraya, por tanto, el valor y la contundencia que posee esta sustancia en distintas finalidades y usos.

Los oleoquímicos constituyen una alternativa que cada vez está ganando más adeptos debido a la versatilidad, la calidad y la rentabilidad que ofrece en comparación con sustancias y medios convencionales. Elaborar productos y acabados con sustancias naturales es bastante más económico pero es que a la vez es más efectivo y por ello distintas industrias apuestan por los oleoquímicos debido a su versatilidad y a las ventajas que proporciona al consumidor.

Los oleoquímicos son una garantía de calidad, eficacia y que, además, no dañan al medio ambiente. Son una alternativa que cada vez se está consolidando con más fuerza gracias a las ventajas que posee. Los oleoquímicos son, por tanto, una solución ideal para tratar y abastecer distintas necesidades y carencias en todo tipo de industrias.

Tab 3

Aceite de ricino: RICYP F

Todos y cada uno de los productos que suministramos pueden presentarse en bidones de 180 Kg., en contenedores de 850 Kg. o en cisternas a granel. Para más información puede ponerse en contacto con nosotros a través de nuestro formulario web o por vía telefónica.